En el año 2014 tuve la fortuna de correr en el prestigioso Maratón de Boston, ese año recibí de parte de los organizadores, diversos boletines a lo largo de varios meses y hasta la fecha del maratón, hubo uno que me llamó mucho la atención, pues, para el clima de esas latitudes me sonaba extraño que le prestaran tanta atención, se referían a la HIPONATREMIA o bajo nivel de sodio en el plasma.

En esa ocasión, hubo una conferencia al respecto y en el año 2015, invitaron a la Dra Kate Ackerman, profesora asistente de la Escuela Médica de Harvard y directora médica del Programa Atlético Femenil de la división de medicina deportiva del Boston Children’s Hospital, afortunadamente su exposición fue grabada por la BAA (Boston Athletic Association) y puesta en formato de presentación por escrito y en video (SUGIERO FUERTEMENTE la vean, dura 21 minutos), lo pueden encontrar en la siguiente liga: http://baamedia.org/2015/009-hyponatremia/

Elegí este tema, ya que siempre escuchamos que debemos beber suficientes líquidos a lo largo del maratón y en los fondos de preparación, pero nunca nos han dicho que podría ser mortal, me gustaría citar un artículo proveniente de la revista MUY INTERESANTE de la periodista Sarah Romero, periodista y redactora online especializada en ciencia y nuevas tecnologías:

“BEBER DEMASIADA AGUA PUEDE SER MORTAL”

Beber agua es esencial para que nuestro organismo funcione (ya que perdemos agua cada día mediante la sudoración, la respiración o la orina); sin embargo, el exceso puede llegar a ser tan peligroso como para provocar la muerte, sobre todo para todas aquellas personas que practican habitualmente deporte intenso. Esta es la conclusión del último estudio llevado a cabo por un equipo internacional de científicos y que recoge la revista The Clinical Journal of Sport Medicine.

Los atletas son el grupo de mayor riesgo frente a lo que se denomina Hiponatremia asociada al ejercicio. Tanto es así, que al menos 14 muertes de corredores de maratón o futbolistas han sido vinculadas a una excesiva ingesta de agua durante la actividad física. Lo que sucede en el organismo es que los riñones se ven sobrepasados por tanta cantidad de líquido obligado a procesar durante el ejercicio, por lo que las células se inflaman. La Hiponatremia, por tanto, se produce cuando la concentración de sodio en sangre cae a un nivel demasiado bajo, provocando una veloz inflamación del cerebro que puede provocar convulsiones, coma y, en última instancia, la muerte.

Cada muerte de este tipo es trágica y evitable, si solo escuchamos a nuestros cuerpos y dejamos de lado el consejo penetrante que si un poco es bueno, que más debe ser mejor”, explica Tamara Hew-Butler de la Universidad de Oakland (EE.UU.) y líder del estudio.

Entre los síntomas de hiponatremia asociada al ejercicio se encuentran: mareo, vértigo, náuseas, hinchazón y aumento de peso durante el ejercicio, vómitos, dolores de cabeza, confusión, agitación, o delirios.

La solución preventiva es beber cuando se tiene sed, ni más ni menos: “El uso del mecanismo de la sed innata para orientar el consumo de líquidos es una estrategia que debe limitar beber en exceso y el desarrollo de Hiponatremia mientras que proporciona suficiente líquido para evitar la deshidratación excesiva”, aclaran los científicos en su informe.”

 

En un clima caluroso y húmedo como el de Mérida, siempre será recomendable el mantenernos hidratados y esto que comentamos hoy aquí, no es para crear alarma o para dejar de hidratarnos, solo hay que dejar en claro que, como en todo los excesos pueden ser peligrosos, optemos por bebidas isotónicas cuando los entrenamientos excedan a una hora, ya que estos contribuyen a restablecer los niveles de minerales que perdemos al sudar en exceso.

 

Gerardo Hernández

Entrenador INNER FORCE

 

 

Marathon de Mérida 2019. Todos los derechos reservados.

Marathon de Mérida 2019. Todos los derechos reservados.

Aviso de Privacidad